Esta nota fue traducida al español y editada para mayor claridad a partir de una versión en inglés que aparece en The Nevada Impartial.

El Gobernador Steve Sisolak está pidiendo a los nevadenses que se queden voluntariamente en casa durante las próximas dos semanas a medida que aumentan los casos COVID-19 en todo el estado, advirtiendo que, si los datos no mejoran durante ese período, se verá obligado a tomar medidas más drásticas.

Bajo lo que Sisolak llama “Quédate en Casa 2.0” (“Keep at Residence 2.0”), se insta a los nevadenses a no salir a sitios públicos a menos que sea absolutamente necesario, a no reunirse con personas fuera de su hogar, a pedir comida a domicilio en lugar de ir al supermercado y recoger pedidos desde el auto en vez de cenar en su restaurante favorito.

También se pide a los empleadores que su private trabaje a distancia lo más posible durante las próximas dos semanas y que organicen juntas virtuales en lugar de en salas de conferencias.

“Durante las próximas dos semanas, debemos imitar nuestra conducta de quedarnos en casa como durante la primavera pasada”, dijo Sisolak en una conferencia de prensa la noche del martes. “Si lo hacemos, creemos que podremos empezar a cambiar las cosas en dos semanas sin tener que imponer mayores restricciones a nuestros negocios o nuestras escuelas”.

Si las tendencias no mejoran, Sisolak amenaza con volver a establecer restricciones, aunque declinó especificar este martes exactamente qué medidas de mitigación está considerando. En marzo, todos los negocios no esenciales fueron forzados a cerrar sus puertas durante al menos dos meses, incluso dicho período fue más extenso para los bares — a algunos no se les permitió abrir hasta septiembre.

“No sé qué restricciones tendremos que implementar, pero van a ser severas, van a ser difíciles y van a ser cosas que la gente no va a querer hacer y lo entiendo, pero no tenemos que hacer nada de eso”, dijo Sisolak. “No quiero centrarme en lo que vamos a hacer si esto no funciona, porque quiero creer, creo que esto va a funcionar”.

Los casos de COVID-19 en Nevada han aumentado a un nivel superior al que se alcanzó durante el pico de este verano, con un récord de 1,959 casos reportados en un solo día el sábado. Las hospitalizaciones también están aumentando rápidamente, con 898 pacientes confirmados y sospechosos de COVID-19 hasta el lunes, un nivel que el estado no había visto desde mediados de agosto.

Los funcionarios de salud estatales atribuyen el aumento de casos en las semanas recientes no a brotes específicos sino, en normal, a altos niveles de propagación del virus en la comunidad. Los expertos a nivel nacional citado lo que se llama “fatiga por COVID”, o un cansancio creciente ante las medidas de salud del coronavirus, como el uso de cubrebocas y el distanciamiento social, además del clima frío, como los principales impulsores del incremento de casos.

El director ejecutivo de Renown Well being, Tony Slonim, quien habló durante la conferencia de prensa, dijo que el hospital del área de Reno planeaba abrir un sitio alternativo de atención dentro de un estacionamiento que puede acomodar hasta 1600 camas.

La instalación se preparó, pero nunca se usó en medio de la primera oleada de casos de COVID-19 en el estado a principios de este año, pero Slonim dijo que la trayectoria precise de casos y hospitalizaciones hizo que abrir ese sitio fuera una necesidad.

El Condado Washoe se ha visto particularmente afectado por este reciente aumento de casos, aunque los datos muestran que los casos COVID-19 están alcanzando su punto máximo en casi todos los condados del estado.

Sisolak también está pidiendo a los colegios y universidades que se comuniquen con los estudiantes y profesores para que eviten las reuniones en los campus y en los hogares.

El gobernador no hizo ninguna solicitud específica a las escuelas de grados Ok-12 y objetó cuando se le preguntó si las escuelas deberían interrumpir el aprendizaje en persona si continúan las tendencias.

Pero la solicitud de Sisolak para quedarse en casa no se aplica a los turistas, quienes, según el gobernador, deberían continuar viajando por el estado y seguir todos los protocolos de salud y seguridad.

“Ciertamente deberían venir porque están protegiendo nuestros trabajos”, dijo Sisolak. “Pero cuando vienen aquí y se quedan en una de nuestras propiedades, es necesario usar cubrebocas”.

El gobernador también está pidiendo a los gobiernos locales que, durante las próximas dos semanas, intensifiquen el cumplimiento de los negocios para garantizar que se sigan todos los protocolos, incluyendo el uso de mascarillas y el distanciamiento social.

“Sé que la mayoría de nuestros negocios están haciendo un gran trabajo”, dijo Sisolak. “Pero para los que no, están amenazando la economía de Nevada en este momento crítico. No quiero que todos los negocios sufran con los cierres porque unos pocos se niegan a seguir los protocolos”.

Sisolak enfatizó que no quería tomar una “acción más fuerte” y aún quería llegar a un punto donde todos los estudiantes puedan regresar al aprendizaje en persona y las convenciones puedan operar hasta en un 50 por ciento de su capacidad en enero.

“Ese es el camino que he trazado para Nevada”, dijo. “Tenemos que decidir si queremos permanecer en él”.


httpspercent3Apercent2Fpercent2Fthenevadaindependent.compercent2Farticlepercent2Fsisolak-insta-a-limitar-actividades-no-esenciales-bajo-quedarse-en-casa-2-0-o-enfrentar-restricciones-en-dos-semanas